domingo, 18 de septiembre de 2011

Las Misses y el bisturí

Luo Zi Lin
Una de las críticas más recurrentes a los certámenes de belleza es que las concursantes casi nunca lucen atributos naturales. Y si bien organizaciones como Miss Universo no prohíben que las chicas que aspiran a la corona recurran al bisturí para hacerse algún arreglo, algunos expertos consideran que esta práctica ya es excesiva.

“Las cirugías en las competidoras están permitidas. Lamentablemente, no hay límite. Lo único que no permiten es la cirugía para cambio de sexo”, afirma el experto de concursos de belleza el coordinador de moda José Antonio Montes de Oca.

Esta situación fue particularmente evidente en la más reciente edición de Miss Universo, en la que se coronó la representante de Angola, Leila Lopes. En opinión de especialistas, hubo concursantes que fueron literalmente ‘hechas’ por sus comités organizadores en cada país.

“Muchas de las latinas, casi el 75 por ciento, traía nariz y busto operado. Y muchas otras, como Miss China, que era una de las favoritas, tiene el rostro intervenido”, afirma Gustavo González, cirujano plástico.

El médico también cita el caso de Miss Venezuela, Vanessa Goncalves, quien después de múltiples operaciones (nariz, levantamiento de cejas, busto, relleno de labios, pómulos y surcos alrededor de la boca), alineación de dientes anteriores, bronceado de piel y extensiones para el pelo, luce, según muchos, muy parecida a su compatriota Dayana Mendoza, Miss Universo 2008.

El doctor González incluso considera que ambas se parecen a Osmel Souza, encargado y promotor en Venezuela de esta bellezas plásticas, que siempre obtienen lugares destacados en estos certámenes.

“Creo que se ha exagerado en este tema. En lo personal, no estoy de acuerdo en que un país mande a una candidata prefabricada con múltiples cirugías estéticas con la idea de crear a la mujer perfecta para ganar. Así se pierde el verdadero valor de una belleza natural”, señala Montes de Oca.

Y el experto coincide que la representante de Venezuela fue la gran campeona en cuanto a su paso por el quirófano, si bien sólo le alcanzó para estar entre las 16 semifinalistas.

“Cada año (en Venezuela) hacen lo mismo, sólo que esta vez parece que han echado mano excesiva del bisturí para copiar el estilo de su ex reina de belleza y ex Miss Universo 2008, Dayana Mendoza”, afirma.

“Siento que el concurso debería de ponerse mucho más severo en el tema de recibir competidoras con excesivas cirugías”.

Otra chica que llamó la atención de medios de comunicación y especialistas fue Alyssa Campanella, de Estados Unidos, porque si bien fue señalada como una de las más guapas y favoritas en sitios como Missosology.org, era sumamente delgada. Con todo, logró colarse entre las 16 semifinalistas.

En opinión de José Antonio Montes de Oca, la estadounidense es talla 0, y su presencia en el certamen pudo dar un mensaje negativo a las jóvenes que aspiran a ser reinas de belleza. Y los mismos comentarios provocó la representante de China, Luo Zilin, pese a lo cual logró estar entre las cinco finalistas.

Irónicamente, dos de las concursantes naturales no tuvieron grandes logros. Una de ellas fue la mexicana Karin Ontiveros, quien ha asegurado que no está contra las cirugías plásticas, pero que por ahora no piensa recurrir a ellas. La jalisciense no logró siquiera estar entre las 16 semifinalistas.

En tanto, la colombiana Catalina Robayo sí lo consiguió, pero hasta allí llegó su participación.

“Ellas, como Ximena Navarrete, son chicas ciento por ciento naturales. Obtuvieron su figura con gimnasio, ejercicio y, claro, con una genética privilegiada”, sostiene Montes de Oca.

Fuente: www.diario.com.mx

Visita neustro portal y conoce más de cirugía plástica: http://portalcirugiaplastica.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada